Archivo

Archive for the ‘De películas’ Category

Hannah and Her Sisters / Hannah y sus Hermanas


Great movie, great final words in it by the genius of Woody Allen: “What if there’s no God, and you only go around once and that’s it. Well, you know, don’t you want to be part of the experience? You know, what the hell, it’s-it’s not all a drag. And I’m thinkin’ to myself, geez, I should stop ruining my life – searching for answers I’m never gonna get, and just enjoy it while it lasts. And, you know, after, who knows? I mean, you know, maybe there is something. Nobody really knows. I know, I know maybe is a very slim reed to hang your whole life on, but that’s the best we have. And then, I started to sit back, and I actually began to enjoy myself.”

———-

Gran película, grandes palabras finales con el genio de Woody Allen: “..Y si no hay Dios, y solamente tienes una oportunidad para vivir y eso es todo. Bueno, igual ¿No te gustaría ser parte de la experiencia? Tú sabes, a la mierda, no todo es malo. Y pienso para mí, pucha, debería de dejar de arruinar mi vida, buscando respuestas que nunca voy a obtener, y simplemente disfrutarla mientras dura. Y, tú sabes, después de todo ¿Quién sabe? O sea, tú sabes, puede ser que sí haya algo más. Nadie lo sabe con certeza. Sí ya sé que es una posibilidad muy pequeña como para apostar tu vida a ella, pero es lo mejor que tenemos. Y entonces, empecé a reacomodarme en mi silla, y de hecho empecé a disfrutar la vida..”

Raúl Otoniel (6 de mayo de 2013)

Hitchcock


Muy buena película, expone creativamente y sin innecesarias ambigüedades una etapa singular en la vida fílmica del director Alfred Hitchcock, la etapa en la que dirigió la icónica Psicosis, esbozando también elementos de su historia personal, propiamente la relación con su esposa, interpretada por Helen Mirren (en este punto a lo mejor sea relevante clarificar que siento hace algunos años una mezcla de admiración y atracción hacia esta actriz), que aporta el componente humano a esta puesta en escena.

La película cae en una categoría de películas que denomino “películas sobre el cine”, digamos que es la misma categoría en la que pondría otras producciones como la espléndida Hugo.

Anthony Hopkins es Hitchcock, y su maestría se materializa ante nosotros, su peso actoral se equipara al peso corporal imponente que ostenta el personaje representado.

Buen cine, directo, frontal, honesto y tan sutilmente confeccionado que permite la exploración de la psicología de sus personajes.

Raúl Otoniel (28 de abril de 2013)

Lincoln


Este sábado por la mañana, en la emisión de Cinema Radio, durante la sección La Neurona Cinéfila, hice en compañía de mis amigos en cabina, una reseña de esta película. Más allá de las actuaciones y la cinematografía, que son espectaculares, yo destaco que la historia pone de relieve la complejidad del quehacer político, muy pocas veces se tienen ejemplos tan dramáticos como referente histórico que sirvan para ilustrar la naturaleza cambiante y desafiante que permea la gestión política.

El presidente Lincoln utilizó todo su “inmenso poder” (así lo describía él) y lo puso en juego para lograr la aprobación de la décimo tercera enmienda, la que da por abolida la esclavitud. En un sistema compuesto por 3 ramas del poder, una orden o voluntad del Ejecutivo no basta, se debe negociar y hacer concesiones, a veces se debe manejar la información tácticamente limitándola, alterándola, o exagerándola (sí, éso suena a mentir, y en el fondo así es, no porque sea bueno, quizás porque fue lo necesario o funcional).

Vivimos en un mundo de realidades y no de idealismos, ningún gran salto en la dirección a emancipar la humanidad de cualquier forma de esclavitud y discriminación se ha dado sin que hombres y mujeres usen su capacidad política llegando a todos los extremos imaginables. Los políticos son personas que obedecen a su tiempo, algunos se adelantan en términos de visión histórica, pero siempre están allí para liderar los cambios que la sociedad demanda.

En Honduras existe un desencanto tremendo con la clase política, yo no comparto ese desencanto, que muchas veces lleva a algunas personas a desear que no existieran políticos en Honduras. Nuestro país tiene y ha tenido algunos políticos de altísimo nivel, que en su momento han marcado con su gestión la historia nacional.

A veces olvidamos que hasta el avance más pequeño en materia de políticas públicas viene condicionado por la cantidad extraordinaria de intereses que se involucran, allí radica la mayor dificultad para el político, en capitalizar de la mejor forma posible las oportunidades, minimizando las amenazas.

Es mi opinión que Honduras no necesita que la gente se decepcione de la política como actividad, es necesario que todos y todas en la medida de nuestras posibilidades e intereses participemos y dejemos de ver a la política como “aquella actividad que es tan sucia que no me quiero mezclar con ella”, es menester informar que todos y todas hacemos política de una forma u otra, y también debo informar que las actitudes y defectos que a veces criticamos en los políticos de turno, son reflejo muchas veces de conductas exhibidas por nosotros mismos en otros ámbitos.

Hoy necesitamos más y mejores políticos, Lincoln es un ejemplo de éso.

Raúl Otoniel (27 de abril de 2013)

Blade Runner


Excelente película, un futuro menos que perfecto en el que la inteligencia artificial se hace preguntas inteligentes, y llegamos desde una óptica existencial a cuestionar el fenómeno de la consciencia.

“..No sé por qué salvó mi vida. Quizás en esos últimos momentos él llegó a amar la vida más de lo que alguna vez la amó. No solamente su vida, la vida de cualquiera; mi vida. Todo lo que él quería eran las mismas respuestas que todos los demás buscamos. ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? ¿Cuánto tiempo me queda? Todo lo que pude hacer fue permanecer sentado allí y verlo morir…”

——————

Excellent movie, a less than promising future in which artificial intelligence ponders intelligent questions, and we arrive to the point where we question the phenomenon of conscience from an existential approach.

“…I don’t know why he saved my life. Maybe in those last moments he loved life more than he ever had before. Not just his life – anybody’s life; my life. All he’d wanted were the same answers the rest of us want. Where did I come from? Where am I going? How long have I got? All I could do was sit there and watch him die…”

Raúl Otoniel (18 de abril de 2013)

El Caso Baader Meinhof


Es una gran película. Una producción alemana, de lo mejor que he visto en drama histórico, comprenla, réntenla, descárguenla, o véanla por Moviecity estos días, es otro nivel de película.

Hay algunas ideas que me gustaron.
Sobre las causas del terrorismo:
1. -Jefe de policía; “Para vencer el terrorismo es necesario entender sus orígenes, y no se puede sin tomar en consideración los problemas del Tercer Mundo, no es una justificación al terrorismo, es una forma objetiva de abordarlo”
2. -Interlocutor: “¿Por qué surgen nuevas células terroristas? ¿Qué los motiva?”
-Jefe de policía: “El mito”

Y en un plano existencial:
-Capellán de la prisión: “Señorita Ensslin, espero que nos volvamos a ver”
-Gudrun Ensslin: “Los teólogos esperan”.

Raúl Otoniel (11 de marzo de 2013)

The Savages


Los perros mueren, los gatos se enferman, los automóviles fallan, el café se derrama, nos equivocamos al escrivir y hasta se nos olvidan las ideas…”La famlia Savage” es una película de 2007 que tuve el gusto de disfrutar hoy, la recomiendo, con sencillez expone momentos y situaciones cotidianas, sin ambigüedades ni con la pretensión de dar una lección moral, no es invasiva ni atiborrada de ideas.

En resumen, son dos hermanos (mujer y hombre) enfrentando una etapa particularmente dura, en la que se reencuentran para seguir adelante. Una producción que navega alejada de los puertos ideales, a veces en mares tormentosos, pero que responden a la naturaleza existencial, con un poco de buen humor y sentido de autosuperación se logra ver el Sol, aun con neblina provocada por novios que están casados, flores que se secan, habitaciones baratas de moteles, insensibilidad ante la senilidad, olores corporales punzantes, palabras a medio decir, resentimientos no superados, llantos espontáneos, ya que éso, también es parte de la vida, negarlo no nos hace más felices, y aceptarlo no hace que la vida sea menos maravillosa, al contrario, nos prepara para disfrutar los instantes de gozo y esplendor, que son muchos y mejores.

Phillip Seymour Hoffman es uno de mis actores favoritos, y Laura Linney es una de las actrices que encuentro más bellas y talentosas. Ambos sacan adelante esta historia que lejos de ser un comentario agrio sobre la especie humana, es un pedazo de historia de una familia que con optimismo y objetividad recuperan la esperanza sin caer en el derrotismo.

Raúl Otoniel (23 de febrero de 2013)

To Rome With Love


El famoso crítico de cine Roger Ebert dice que “contratar a una estrella de cine le ahorra como diez páginas de guión a un director, porque la audiencia ya se hace una idea del personaje a partir del actor famoso”, quizás sea un artilugio que Woody Allen sabe aprovechar al máximo, sin embargo su trabajo de escritor va más allá, no es conformista.

Observo que en esta película, como en muchas otras, sus referencias culturales son ricas y llenas de humor, particularmente me encantó aprender el término “melancolía de Ozymandias”, en referencia a la sensación que se siente al estar en las ruinas de algún lugar que en otro momento fue magnificente.

“La catedral de la Sagrada Familia es poesía en piedra” dice Ellen Page en una secuencia, mientras Alec Baldwin en un giro surrealista observa la acción. Soy otro de tantos admiradores que Woody Allen tiene, y aunque hay detractores de su trabajo, creo que siempre es aprovechable una película de este director y escritor.

Una vez al año ofrece su trabajo y su talento, y una vez al año surge esa oportunidad de reírse de manera cómplice e instrospectiva. Y sí, me gustó Penélope Cruz en su papel de prostituta, el condimento rojo para la mesa servida con picardía.

Raúl Otoniel (22 de febrero de 2013 mientras pienso que a sus 76 años Woody Allen no tiene ningún motivo para retirarse).

A %d blogueros les gusta esto: