Hugo


Relojes y trenes, ¿Qué más se necesita para inducir a la imaginación a viajar? Allí apenas inicia el recorrido, es simplemente el boleto de abordaje. Espléndida, intrépida y audaz, así es la película Hugo, que tuve la oportunidad de ver hoy.

“Es como el Reino de Oz, El País de Nunca Jamás, y La Isla del Tesoro, todo en un mismo lugar” dice la protagonista Isabelle, refiriéndose a una biblioteca, con esa cita basta para ganar mi complacencia y complicidad. Martin Scorsesse dirige este viaje, y con maestría lo convierte en un homenaje al cine y su influencia en la humanidad, un trayecto mágicamente realista, en que cada fotograma o imagen es bella, como una postal que nos llega inesperada.

Sir Ben Kingsley interpreta al cineasta francés Georges Méliès (1861-1938), que sirve como eje para que la historia se desenvuelva. También actúa una mujer que particularmente encuentro bella y atractiva: Emily Mortimer. Para mí, Hugo es otra evidencia de que la creatividad no tiene límites, especialmente cuando emprendemos las cosas con amor y dedicación, algo que transpira en esta película, dejando una huella mental que inspira.

Raúl Otoniel (17 de febrero de 2013)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: