Archivo

Archive for the ‘Reseñas de libros’ Category

Cada alma tiene su historia


Entiendo por alma el aliento de vida que mora en el ser humano, y que nutre su existencia. Es la fragancia de la flor, y estamos en mayo el mes de la primavera, de las flores, por eso acudo a la licencia narrativa de introducir aquí a las flores, hay muchos tipos de flores, sin entrar en botánica puedo distinguir rosas, claveles, lirios, violetas y creo que hasta allí, (sí, claramente dije que no entraría en botánica, no soy experto en flores). El tema es que hay muchas.

Hace un mes, producto de una conversación filosófica sobre el tema del ser, una respetada amiga con quien interactuamos por Facebook y correo electrónico (ya que ella y su esposo viven en otro continente) me compartió un poema, el autor es un señor de apellido Kemp, y allí se hablaba de flores, una de las ideas era que cada flor tiene su aroma y su belleza particular, por tanto no tendría sentido que la violeta deseara ser la rosa, cada una tiene su alma.

Recientemente he comenzado a leer una obra llamada Historia de un Alma, es de carácter autobiográfico, la autora es una joven que vivió por 24 años, falleció a causa de tuberculosis en 1897, hoy leyendo su obra encontré un fragmento que me llamó la atención y me hizo recordar el poema que mencioné anteriormente, dice así: “…Puso ante mis ojos el libro de la naturaleza y comprendí que todas las flores que él ha creado son hermosas, y que el esplendor de la rosa y la blancura del lirio no le quitan a la humilde violeta su perfume ni a la margarita su encantadora sencillez… Comprendí que si todas las flores quisieran ser rosas, la naturaleza perdería su gala primaveral y los campos ya no se verían esmaltados de florecillas…Eso mismo sucede en el mundo de las almas…”.

El título de mi escrito es Cada Alma Tiene su Historia, porque asumo que todos tenemos nuestra historia, y no hay historias irrelevantes, todas son importantes, todas son valiosas y todas plantean enseñanzas, en todas se genera un aroma único.

La autora del libro que estoy leyendo, la joven muchacha francesa se llamó Teresa, se le conoce como Teresa de Lisieux, fue beatificada posteriormente y lleva el título de Doctora de la Iglesia, pero no es su paquete de credenciales intelectuales lo que me atrae a ella, es el aroma que percibo de su forma de escribir, pues con lenguaje sencillo y penetrante va contando la historia de su vida, emanando una extraña mezcla de sabiduría y belleza.

En ese camino relatado se ilustra cómo los actos que a veces consideramos pequeños hacen grandes diferencias. Eso es exquisito.

Fue agradable haber encontrado este libro que con flores enseña sobre el valor de cada alma, que coincide con el poema recibido hace un mes, que coincide con el mes de las flores, mes en que casualmente hice un pequeño escrito sobre las coincidencias afortunadas.

Quizás demasiadas coincidencias, supongo que no es coincidencia que a Santa Teresa de Lisieux se le conozca también como La Pequeña Flor.

El jardín existencial es amplio, ninguna flor está de más, ninguna flor vale menos.

Raúl Otoniel (23 de mayo de 2013)

De Profundis, Oscar Wilde


El amor es amor, igualmente válido y sublime, ya sea entre un hombre y una mujer; entre un hombre y un hombre; entre una mujer y una mujer. Esa es una de las lecciones que se reafirman leyendo esta carta de Oscar Wilde, escrita mientras estaba en prisión, carta extensa dirigida al hombre que había sido su amor y por quien ahora sufría la privación de libertad y la humillación pública de una sociedad que le admiraba como genio literario, pero que le despreciaba por sus inclinaciones sexuales.

La naturaleza y la cultura dotaron a Oscar Wilde con una maestría suprema para dominar el idioma inglés y crear frases habilmente tejidas, y con ellas originar sensaciones que penetran la dureza del alma más tosca, exaltan las virtudes espirituales y encienden las antorchas de la reflexión. Este hombre de origen irlandés pensaba en términos universales, su rica formación y cultivada herencia cultural no le impidieron penetrar la esencia humana.

Desde la prisión, “desde las profundidades” nos regala una obra literaria, que en su forma más elemental se puede catalogar como una carta de amor, o quizás de despecho, pero que en realidad es un testimonio de su sensibilidad, de la plenitud de su capacidad comunicativa, y de su vasta cultura. También se puede decir que permite explorar la esencia del autor, su alma expuesta, vibrante y sangrante; sus habilidades de genio literario; y a la vez su naturaleza común, ordinaria y corriente, mientras reclama y sufre por amor.

Vemos al dios y al humano, ambos son encantadores, ambos nos vuelven más humildes, ambos nos hacen valorar más el amor, ese amor que con leyes y dogmas se trata de condicionar y limitar, afortunadamente la voluntad humana es más fuerte que cualquier ley o dogma, y el amor sobrevive, para mí sigue siendo la fuerza esencial, y reitero: es igualmente maravilloso si se da entre hombre y mujer; entre mujer y mujer; entre hombre y hombre.

Amor es amor, y punto.

Raúl Otoniel (30 de octubre de 2012)

Ulysses / Ulises, James Joyce


Y mientras ayer me despedía de Gládiz, mi amiga que trabaja en la cafetería que frecuento, tanto por el café, como por las lecturas y las personas, le decía, con cierto aire de triunfo contenido: “finalmente terminé de leerlo….aunque es un libro que nunca se termina de leer”.

Me refería a las 933 páginas de Ulysses, la famosa novela de James Joyce. Pensé que cuando “terminara” tendría mucho que decir al respecto, pero eso ha cambiado. Por una parte me doy cuenta que hubo mucho que no entendí, pero lo que entendí me fascinó.

He construido hasta cierto punto una opinión acerca del autor, considero que poseía una erudición extrema y disfrutaba jugar con el lector, sabiendo que su novela iba a representar un desafío y tema de debate por generaciones. Palabras, frases, impresiones, gestos, reflexiones quedan flotando en el aire, difíciles de resumir y a veces de explicar.

Es un viaje por ratos aburrido y por ratos fascinante a través de la psicología del autor, y de la psicología humana, una obra ambiciosa en estilo y estructura, mi nivel de conocimiento del idioma inglés es insuficiente para una lectura absoluta, Joyce jugó con el idioma, no solamente con el inglés, también con otros idiomas, pero particularmente con los interminables simbolismos y referencias a la cultura universal.

Joyce un genio, Ulysses un libro que al menos hay que intentar leer, y que al finalizar la página 933, nos convence de que seguiremos leyéndolo por siempre, es una lectura interminable.

Empecé hace más de diez años “…and yes I said yes I will Yes.”

Raúl Otoniel (20 de octubre de 2012)

Los fuera de serie. Malcolm Gladwell


“Los fuera de serie” es un libro acerca del éxito, sin embargo no es un libro de fácil positivismo, de hecho, en mi opinión el libro se llena de realismo y derrumba sin proponérselo algunas ideas superficiales y optimistas que existen sobre el éxito. En esencia el autor con mucha honestidad intelectual y cordialidad nos relata una serie de historias tanto de éxito como de fracaso, a partir de ese viaje histórico y analítico, nos damos cuenta que no existe una fórmula absoluta para el éxito, de hecho se sugiere que la suerte o el azar es un factor determinante en muchas situaciones.

Disfruté mucho y encontré aleccionadora las enseñanzas sobre el trabajo duro y la perseverancia, también me fascinó la discusión sobre el tema del coeficiente intelectual, fue aleccionador conocer la importancia que adquieren otras formas de inteligencia a fin de aprovechar oportunidades para alcanzar el máximo potencial. Es un libro altamente recomendable, el capítulo en el que se aborda el tema de educación me parece muy interesante pues Honduras, el país en el que vivo, es una de esas naciones en las que el tema de educación no ha sido manejado adecuadamente, encuentro muchas enseñanzas y considero que es un texto fundamental en las bibliotecas de toda persona con deseos de enriquecer su conocimiento y desarrollar su insight.

El Principito. Antoine de Saint-Exupéry


Reseña: Hace tiempo quería escribir algún tipo de reseña o comentario sobre este libro que me parece básico.

El libro es uno de los primeros que leí en mi infancia, de alguna forma llegó a mí, no lo recuerdo, en ese entonces lo encontré simpático, esta semana que pasó lo leí de nuevo y me conmovió a las lágrimas, supongo que hay acontecimientos tristes en el libro que nos envuelven y hasta nos pueden abrumar si nos identificamos mucho con los personajes. Resalto la sencillez de la narración, pocas páginas para presentarnos a un personaje El pequeño Príncipe, un personaje que nos cautiva con su inocencia, que nos hace viajar al terreno de los sueños infantiles y que extrae lo mejor de nosotros. De este personaje puedo aprender a ver las cosas de manera directa, con menos filtros, con mayor sencillez y con integriddad. Su viaje por diversos mundos retrata de manera contundente las formas en que a veces los humanos queremos darle significado a nuestra existencia, de alguna forma nos desnuda moralmente, pero es de una forma tan dulce que hasta nos reimos. Lo más conmovedor fue la manera en que El principito se refería a su flor, hay un mensaje de esperanza y de ilusión. Ya para el final del libro me asalta la idea de que hay despedidas que son inevitables y siento cierto existencialismo en la narración. Lo que queda es aferrarse a la vida mientras se tiene, disfrutarla, así como se disfrutan los buenos libros como El Principito

El espectáculo más grande del mundo. Richard Dawkins


El primer libro que leí de Richard Dawkins fue “El gen egoísta”, un libro revelador para mí, con muchas enseñanzas, particularmente es un libro sobre biología evolutiva, del cual, para mi agradable sorpresa pude extraer importantes lecciones morales (la biología apropiadamente interpretada nos depara sorpresas inimaginables). En su más reciente libro, del que trata esta reseña, la temática gira sobre la evidencia de la evolución de las especies. El autor hábilmente nos plantea de manera sistemática, con elegancia y profundidad investigativa pruebas a mi juicio contundentes que contribuyen a que dejemos de ver la teoría de la evolución de las especies como una “teoría más” en el sentido hipotético, y que comencemos a verla en el sentido en el que la evidencia nos ubica, esto es: como un hecho científico, soportado por diversas fuentes de información y experimentación. El libro se subdivide en capítulos que abordan los elementos más importantes a resaltar como evidencia para sustentar la evolución, también el autor nos invita a la reflexión acerca de algunas de las objeciones que se han planteado a la evolución.

En lo personal aprendí sobre el estudio de los movimientos que se dan en las estructuras internas que soportan el planeta en que vivimos, el reacomodamiento de las placas terrestres y cómo eso ha ido moldeando el entorno en el que la evolución se ha llevado a cabo. También disfruté los numerosos ejemplos que se presentan de evolución “ante nuestros ojos”, que provienen de estudios sistemáticos y concluyentes especialmente con microorganismos. El registro fósil ocupa un lugar muy importante en el arsenal de evidencias presentadas, con excelentes ilustraciones y explicaciones apropiadas a la temática. Debo admitir que la profundidad científica del libro obliga a nuevas lecturas y a que el lector incremente su caudal de conocimientos para captar en toda su magnitud lo expuesto, dicho lo anterior, aclaro que el autor hace un esfuerzo enorme por llegar a audiencias masivas, de manera que personas que no somos biólogos podamos disfrutar y aprender de esa lectura, es un libro para todo el mundo que quiera aprender sobre evolución. Lo más fascinante que encuentro es el enfoque personal del autor, pues insiste en recordarnos lo maravilloso de la vida, lo compleja y frágil que es, una lectura que ilustra pero que a la vez nos anima a ver la vida como un espectáculo maravilloso que se desenvuelve ante nuestros propios ojos. Estamos aquí, nuestra responsabilidad es hacer el viaje lo más placentero posible.

Categorías:Reseñas de libros Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: