Inicio > Cultura y sociedad, Mis escritos > Suyapa y Suyapa, parte 2

Suyapa y Suyapa, parte 2


El relato que se maneja sostiene que en 1747, la estatuilla de madera que representa a la Virgen María fue encontrada por dos campesinos retornando de su labor diaria, ellos vivían en la aldea de Suyapa, posteriormente surge la veneración y eso explicaría la popularidad del nombre, pero no explica el origen del mismo, pues la región de apenas unas pocas viviendas, ya se conocía como Suyapa.

Encontré varias explicaciones, la que más me gustó fue la del antropólogo Pastor Rodolfo Gómez, quien expone que para analizar la palabra Suyapa, es necesario descomponerla en dos vocablos previos o raíces, el primero es “Suya”, que tiene su origen en la lengua pipil (mayoritariamente asociada con el territorio salvadoreño), precisamente en la palabra “çoyatl” que significa palmera, esta palabra derivó en el sustantivo “suyate” que sirve para denominar un tipo de palmera (obsérvese que el símbolo “ç” conocido como cedilla, ya no se usa en castellano, sin embargo en su momento se pronunciaba con un sonido similar al de la letra z); el otro vocablo o raíz original es “apa”, que significa río, por tanto al unir las dos palabras se formaría un significado del tipo “Río de las Palmeras” o “Río del Suyate”. Y así  surge el nombre, y por supuesto la advocación mariana comienza posteriormente a ser conocida como Virgen de Suyapa, y también como Nuestra Señora de Suyapa.

El suyate, el suyate es una palmera, también es el nombre de una aldea que pertenece al municipio de Morocelí, municipio en el que nació mi papá, varias veces he transitado por esa aldea y siempre me inquietó su nombre, ahora comprendo que se debe a la presencia de ese tipo de palmeras, las hojas de esta planta tienen utilizaciones muy llamativas, pues se emplean en la fabricación de sombreros, escobas, petates y hasta techos de viviendas.

De acuerdo con La Guía de Estudio de Palmas de las Américas (Henderson, 1995), el suyate es una especie endémica de México y Centroamérica, aunque según investigué solamente en Honduras se le conoce como suyate, por cierto el nombre de la especie es Brahea dulcis, lleva ese nombre en honor al astrónomo danés Tycho Brahe.

Tycho Brahe nació en 1546, quizás por lo que más se le recuerda es porque en el año 1572 (época previa a la invención de los telescopios) descubrió en el cielo nocturno una Supernova, se le conoce como supernova a la explosión de una estrella, liberando en este proceso cantidades inimaginables de radiación y energía que la hacen destacar en el tapete luctuoso de la noche, dos cosas resaltan de esta observación del señor Brahe: la primera es que desafió el pensamiento dominante de su época nacido de una cosmovisión aritotélica, el cual sostenía que los cuerpos celestiales más allá de la luna y los planetas estaban fijos y no cambiaban de posición, Thycho desafió esa noción; la segunda cosa a destacar es que al año siguiente (1573) publicó un documento en el que utiliza por primera vez la palabra “nova” cuyo significado es “nuevo”, para referirse al evento estelar que observó, aunque años después se comprobaría que en realidad lo que presenció fue una supernova, pero Tycho no lo supo, falleció en el año de 1601, en la ciudad de Praga.

Praga, es la capital de la República Checa, y también esta ciudad me permite regresar al comienzo, a Suyapa.

Fin de parte 2

Raúl Otoniel (10 de junio de 2013)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: