Inicio > Cultura y sociedad, Mis escritos > Hombre de paz, parte 1

Hombre de paz, parte 1


Hoy en el periódico leía una agradable noticia, resulta que mediante diálogos concertados por el obispo auxiliar de la diócesis de San Pedro Sula, Monseñor Rómulo Emiliani, se está llevando a cabo un acercamiento con grupos delincuenciales proscritos, comúnmente conocidos como maras, el propósito de la gestión es lograr acuerdos que reduzcan el nivel de confrontación que afecta a la sociedad en su conjunto, también se intenta encontrar vías para la reinserción en la sociedad de algunos elementos pertenecientes a estas organizaciones.

“Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados los hijos de Dios” dice un texto del Nuevo Testamento. Me gustan varias cosas del texto, una de ellas es que no considera la paz como algo ya preexistente, mas bien asume que es algo a alcanzar, no simplemente está allí, es necesario luchar para lograrlo, y eso me gusta porque nos ubica en una dimensión realista y objetiva: la paz no es pasividad.

Incluso, podemos ir más allá y decir que de una forma u otra todos y todas en determinado momento nos podemos considerar pacíficos, pero hay que entender esto, se puede desarrollar una actitud pacífica hasta por cobardía, o por comodidad. O sea que ser pacífico no me convierte automáticamente en un hombre o mujer de paz.

En momentos de mi vida he sido lo opuesto a pacífico, y en el impulso del enojo he llegado a la agresividad manifiesta, supongo que no es una condición particular mía, es parte de la condición humana que acepto y trato de orientar, pero lo que quiero destacar con este fragmento de experiencia personal es que la mayor parte del tiempo podría decir que tengo una actitud pacífica, pero no necesariamente he sido un hombre de paz, un hombre que construye paz. Quizás no estoy agrediendo a nadie, pero tampoco estoy construyendo paz.

“La paz no es la ausencia de la guerra”. Hay frases que al ser repetidas tantas veces terminan volviéndose de uso común, lo cual no es necesariamente malo, lo malo es que su sentido se vuelve superficial y desaparece desvaneciéndose en los vientos de la memoria colectiva. Intentaré rescatar de su aparente irrelevancia esta frase con la que inicié este párrafo, pues se ajusta al tono del escrito en general, las guerras (casi por cualquier cosa, hasta las más banales) son parte de la realidad humana, sin embargo sus efectos y consecuencias destructivas han sido disminuidos justamente por las personas que han decidido intervenir activamente tanto para evitarlas, como para crear condiciones que las prevengan, justamente esa es la esencia de la frase.

Yo sí le doy mi aprobación a la actuación de don Rómulo Emiliani, nacido en Panamá y que hoy trata de construir paz en Honduras, sí le doy crédito a él y a la institución que representa, institución que recibe muchas críticas, algunas infundadas, otras con respaldo, pero que en mi opinión, es una organización que cuenta con un perfil ideológico y humano para promover la paz.

Don Rómulo es un constructor de paz, volviendo al párrafo en que compartía mi experiencia personal con el tema, diré para ser justo conmigo mismo que en algunos momentos he sido constructor de paz, cuando he intervenido para conciliar, cuando he buscado acercamientos ante las diferencias.

Y la verdad deseo seguir siéndolo, deseo llegar a ser un hombre de paz. Don Rómulo nos da un ejemplo de lo que significa ser un hombre de paz.

Fin de la parte 1

Raúl Otoniel (29 de mayo de 2013)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: