Inicio > Mis escritos, Personales > Lo último que se pierde

Lo último que se pierde


La esperanza, según algunos es lo último que se pierde, pienso que a veces es lo primero que se pierde, en cuyo caso, simplemente ya no hay caso.

La voluntad es realmente lo último que se pierde, pues cuando se ha perdido la esperanza, aun queda un impulso vital que recupera la esperanza perdida, o que descubre una nueva razón para creer.

Si se apaga la voluntad el sistema colapsa, no hay propulsión y se entra en parálisis, el combustible de la voluntad se llama libertad, ese combustible se produce dentro de las presiones espaciales y temporales, durante la interacción entre cuerpo y mente, en su versión refinada y procesada se entiende como la capacidad de asumir con objetividad nuestra condición humana y la responsabilidad sobre nuestros actos.

La libertad es un recurso inagotable, pero no se adquiere sin sacrificio, hay que sacrificar el ego, el orgullo y la codicia. No es sencillo, como sucede en cualquier yacimiento natural, extraer el recurso implica que se abran zurcos, se perforen muros, se dinamiten barricadas, una vez removidos los escombros podemos extraer libertad, impulsar la voluntad y generar esperanza.

Raúl Otoniel (18 de mayo de 2013)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: