Inicio > Cultura y sociedad, Mis escritos > De Farzas y Mandriles

De Farzas y Mandriles


Aclaro que no soy aficionado del Real Madrid, y que hace algunos años he desarrollado simpatía sin caer en fanatismo hacia el FC Barcelona.

Quienes leyeron el título y son conocedores de esta temática, no necesitan que explique el mismo ni de lo que tratará el escrito, para quienes no son conocedores a fondo del tema elaboro la siguiente explicación: “farza” es el nombre peyorativo que se aplica a los aficionados del FC Barcelona, mientras que “mandril” es el nombre peyorativo que se aplica a los aficionados al Real Madrid, hechas las explicaciones y aclaraciones del caso entro en materia.

La Lógica es la parte de la Filosofía que sirve para explicar operaciones mentales, particularmente en lo relacionado al raciocinio, al uso de la razón, lo que conlleva un cierto ordenamiento secuencial de las ideas, de modo que se evite el caos, o lo ilógico.

Ayer y hoy las redes sociales de mi país estallaron en júbilo expresado por sus usuarios, la razón: dos equipos de fútbol fueron eliminados. Sí, creo que usted que me lee intuye a lo qué quiero llegar: la lógica (llamémosle sentido común para no entrar en filosofías y definiciones más complejas), el sentido común indicaría que una celebración debería estar asociada a un triunfo, no a una derrota, y aunque en la práctica, en el universo de lo objetivo y real la lógica sí se impuso (clasificaron dos equipos alemanes que hicieron méritos para su éxito), en el universo de las redes sociales de Honduras la lógica se tergiversó, entre algunos seguidores de ambos equipos se impuso brutalmente el principio de “tu pérdida es mi ganancia” (en este punto cabría preguntarse qué tipo de ganancia, porque a menos que mucha gente de las redes sociales viva en el mundo de las apuestas, los que realmente siempre ganan son los jugadores de ambos equipos, y no ganan en devaluados lempiras).

¿Es humano y hasta razonablemente normal el sentimiento de alegría porque al rival le vaya mal? En mi opinión sí, ¿Bueno Raúl y entonces por qué tanto escándalo? Realmente no es escándalo, quizás me inquieté un poco más de lo usual al ver la naturaleza de las reacciones, que pasaron de ser una expresión de júbilo por el mal ajeno a abiertos insultos y descalificaciones cargadas de amargura.

Para ponerlo en términos contextuales plasmaré lo que un sobrino vía Whatsapp me escribió hoy por la tarde: “hey bo, ayer y hoy la gente se bajó el canasto”. El tiene 27 años, y es aficionado al Real Madrid, sin embargo, ni su juventud ni su preferencia por un equipo en particular le impiden notar lo ilógico e inmaduro del asunto en cuestión, “qué triste” finalizó diciendo.

El deporte es una actividad para unir, crear amistades y entretenerse.

Tengo otro sobrino que vive y trabaja en España, platicamos un rato vía Skype hoy después del partido, me comentaba que mucha gente aprovechó para descansar, y que aunque hay mucho fanatismo por estos dos equipos, en realidad lo que está en la mente de las personas allá es el tema del desempleo tremendo, supongo que considerarían absurdo teniendo problemas tan serios (aquí también los tenemos) pelear por lo que hagan o dejen de hacer 22 millonarios en una cancha de futbol.

Así que si me lo permiten, no quiero sonar como viejo regañon ni como predicador, hago una exitativa a la armonía, por supuesto que sé que el muro de Facebook de cada persona es algo muy personal y la gente puede escribir lo que quiera, y es un derecho que yo mismo defiendo.

Hoy mientras venía de camino de visitar a una hermana, me vi en el retrovisor, noté otra cana, se suma a otras que andan por allí, se dice que las canas se respetan, así que espero que por estas cuatro canas (que tampoco son cuatro décadas, aún me falta un año para éso) me aguanten mis amigos enojados del Barca y del Madrid esta “puteadita”, con mucho cariño, que lleva el único propósito de contribuir a que este medio, que nos da muchas satisfacciones siga siendo un espacio propositivo.

Una última aclaración: yo también soy impulsivo, me he peleado con guardias, policías, amigos, colegas, gerentes de proyectos, consultores, etc. No hablo desde una posición de superioridad, hablo desde el lugar de alguien que ha ido aprendiendo que muchas veces en el calor del ímpetu y del enojo herimos, y bueno, de locura en locura vamos aprendiendo a saber que hasta para ser impulsivo y enojado hay su momento y lugar.

Familiares y amigos me han aconsejado también, lo cual agradezco, y allí voy, aprendiendo.

Raúl Otoniel (1 de mayo de 2013)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: