Luceros hermosos


En este momento, Tegucigalpa, la ciudad en la que habito, tiene sobre su cielo pintado de negro, unos luceros hermosos que cuelgan, separados entre sí por distancias medidas en años luz, pero observar su tenue luz nos une con el infinito, y con la abrumadora presencia del universo que nos habla en silencio.

Raúl Otoniel (23 de febrero de 2013, a las 12 de la noche)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: