Inicio > Cultura y sociedad > Viendo una columna pensé

Viendo una columna pensé


Viendo una columna imponente, cargada, soberana y pacífica; que tiene incrustados pequeños azulejos multicolores que dibujan una cuadrícula que como un tapete reticular le cubre la desnudez de su anatomía de concreto frío y perenne, viendo esa columna pensé.

Viendo ese espectáculo arquitectónico me ha dado por pensar en las diferencias que nos caracterizan como miembros de una especie, diferencias que surgen de varias fuentes, pero que en esencia permiten que nos acoplemos como piezas en un rompecabezas.

Esas diferencias son valiosas en términos de autonomía, pero también constituyen el adhesivo de la construcción social; el condimento que cada quien aporta es lo que garantiza el sabor puramente humano y trascendente de lo que hacemos, esa individualidad hace que como viajeros audaces, la raza humana, desafiante y expectante, navegue sobre el haz de luz del conocimiento, con la brújula de la solidaridad en mano, hilvanando nuevas fantasías y mundos con el pincel de la imaginación.

Raúl Otoniel (21 de noviembre de 2012, mientras hago uso de una tarde/noche y me sumerjo en el remolino de la introspección para salir después respirando en aguas calmas que reflejan un sol tímido y tiritante a la vez que sonrío ante el espectáculo sublime)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: