Inicio > Varios > De discursos y discursantes

De discursos y discursantes


Era la época sin “teleprompters”, cuando mi papá daba discursos, yo era un niño entrando a la adolescencia y a veces lo acompañaba a “politiquear”, él hacía discursos en plataformas de madera en pequeños pueblos y aldeas, a veces en cabildos municipales, en “pailas” de vehículos, otras veces en plazas abiertas de ciudades grandes en el oriente del país, y en su momento en el Congreso Nacional, hasta donde llegó en 1986.

Recuerdo esas campañas porque lo veía como el héroe que sin papel y apuntador se apasionaba hablando ante una audiencia, conectaba y utilizando el poder de las palabras y su inteligencia nata de político formado en la lucha “desde abajo” llegaba al corazón de quienes lo escuchaban.

Lo mejor era llegar a pequeñas aldeas entrada la noche y que los vecinos nos recibieran junto a un fogón para brindarnos café y tortillas tostadas con frijoles y mantequilla. Desde aquella época aprendí a admirar a los buenos discursantes, y posiblemente heredé biológicamente algo de ese gusto y esa habilidad para hablar ante audiencias (disfruto y saboreo exponer ideas ante un público, así como los debates).

Ningún polítco es perfecto, yo lo sé, pero ¿Quién es perfecto? A veces las figuras en poder que admiramos o criticamos son reflejo de lo que sucede en la sociedad, son hombres y mujeres que responden a un tiempo y a un espacio; creo que no debemos perder la perspectiva, la política es una profesión como cualquier otra, desde la que se puede traer desarrollo y generar cambios, sobre todo es una profesión que demanda compromiso y dedicación, talento e ingenio, como otras profesiones.

Hoy recordé a mi papá, un hombre con virtudes y defectos, pero sobre todo con pasión en lo que hace, y claro, un hombre que se dedicó desde siempre a la política, pero quien está en mi corazón por ser principalmente mi papá. Y sobre este discurso en particular, es uno de los mejores que he visto, impecablemente escrito, pero sobre todo desarrollado por un mensajero lleno de presencia y autoridad: el señor Bill Clinton.

Raúl Otoniel (9 de septiembre de 2012)

Anuncios
Categorías:Varios Etiquetas: , , , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: